Nombre en sánscrito: Shirshasana
Intermedio

Beneficios: Promueve la circulación en tu cuerpo, ayuda a la memoria y la concentración. Expande tus sentidos.

Cómo hacerla: Siéntate en tus tobillos, toma tus codos con las manos y llévalas al piso debajo de tus hombros, libera tus hombros y junta tus dos manos. Con tus brazos en forma de tripie. Coloca tu cabeza en la coronilla entre ellas encontrando una postura cómoda para el cuello. Estira tus rodillas llevando las caderas al cielo dejando las puntas de los pies en el piso. Dobla tu rodilla llevándola al abdomen y después la otra. Si no puedes juega con una llévala al piso y después la otra. Ahora ya que tienes ambas rodillas en el abdomen estira tu cuerpo hacia el cielo manteniendo el balance y el peso en los brazos y ligeramente en tu coronilla. Para salir de la postura hazlo poco a poco y de la misma forma. Es importante practicar esta postura cerca de la pared cuando comienzas.